Search
Buscar

Úlceras por presión. Cómo evitarlas.

18/10/2017

Vamos a ver las medidas que se pueden llevar a cabo para prevenir las úlceras por presión. Debemos tener claro que en cuanto notemos la aparición de una úlcera en la persona a la que cuidamos es necesario acudir al médico para que esa úlcera no vaya a más. Aquí los consejos que damos es para prevenir, pero una vez haya aparecido es necesario que intervenga un facultativo, ya que las úlceras son complicadísimas y aparatosas a la hora de su curación.

Lo primero que tenemos que reducir son los apoyos en los puntos de presión.  Los puntos de presión son las zonas más susceptibles de padecer úlceras por presión y son los marcados en las imágenes. Si una persona pasa más de 6 horas diurnas tumbada o sentada, tiene un gran riesgo de padecer úlceras por presión, de ahí la necesidad de los cambios posturales.

upp-sentado

Lo correcto es llevar a cabo estos cambios cada 2 ó 3 horas para favorecer la circulación.

cambios-posturales

Es muy importante tener en cuenta lo siguiente para hacer los cambios de manera correcta: 

  • Evitar el arrastre, ya que favoreceremos la aparición debido al roce. 
  • Comprobar las zonas de presión. De esta manera detectaremos la úlcera en su grado I y evitaremos que vaya a más. Cuando comprobamos las zonas de presión lo que podemos encontrarnos en un grado I es una rojez en la piel que no desaparece o palidece al presionar y lo encontraremos normalmente en prominencias óseas, encontrándonos con la rotura de las primeras capas de la piel apreciando un enrojecimiento y brillo. Es doloroso por lo que es fácil de identificar.

          UPP-1-pie

  • Eliminaremos el contacto directo de las prominencias óseas entre sí.
  • Evitar arrugas o pliegues en la ropa.
  • Facilitar la comodidad y alineación del paciente.

En aquello casos en los que el paciente pueda realizar los cambios por sí mismo, se debe promover que los ejecute de forma continua. En caso de que por sí mismo no pudiera llevarlos a cabo, el cuidador deberá ayudarle o hacerlos por él. Como parte del protocolo para la prevención de la aparición de las UPP y de otras consecuencias negativas que se dan en el paciente encamado, las posiciones corporales se complementan con la utilización de medidas correctoras, como cojines, colchones, taloneras, botas de suspensión, respaldos y posicionadores, que tienen como finalidad aliviar la presión de las zonas en riesgo y favorecer la alineación y comodidad del paciente.

Cuidado diario de la piel

enjuagar

El aseo corporal es una necesidad básica. Para el cuidado de la piel sana, la principal actividad es su limpieza e hidratación y la higiene ha de realizarse diariamente. El estar aseado nos proporciona ventajas físicas, psíquicas e incluso sociales, y si se trata de las personas encamadas, además tendremos que añadir estos beneficios:

  • Activar su circulación.
  • Mantener la piel cuidada.
  • Y lo más importante, prevenir las úlceras por decúbito, ya que llevar a cabo la higiene diaria en cama, nos ayuda a reducir el riesgo de padecer las úlceras por presión, y nos permite poder apreciar el estado de la piel de la persona encamada.
 
Observaremos en las zonas de mayor riesgo (relieves óseos, incontinencia, piel seca…) y buscaremos zonas rojas, eritemas… En la higiene diaria se tendrá que comprobar como va la piel. En el momento que aparezcan rojeces tendremos que prevenir con el uso de cremas haciendo un pequeño masaje y con productos que reduzcan esas presiones. En estos estados iniciales donde todavía no hay escara, aumentaremos la aplicación diaria de lociones, aunque es un buen momento de empezar con el uso de aceites oxigenados combinados con lociones  y que nos sirvan de preventivo.  También es recomendable usar cremas que hagan de barrera en las zonas más húmedas del cuerpo,culete, zona genital, bajo pecho… Es recomendable una crema que contenga óxido de zinc. Y para acabar una loción hidratante a ser posible de creatina. Si no es posible adquirir cremas tan específicas por el coste que suponen, será aconsejable una loción normal que será enriquecida con aceite del árbol del té o aceite de rosa mosqueta. Cualquier duda ante estas cremas lo mejor es preguntar a su farmacéutico. El baño lo realizaremos por partes. Aquí podéis encontrar el aseo e higiene de las personas encamadas. La técnica consiste básicamente en ir enjabonando, enjuagando y secando a la persona por partes para que no pase frío. Cuando sequemos, lo haremos siempre con suaves toques y nunca frotando. Se debe comprobar que la piel está completamente seca, hay poner especial atención a las zonas con pliegues. Después de la higiene, es necesario hidratar la piel para evitar que se seque y se produzcan grietas. Evitar dan masajes sobre las prominencias óseas.

Controlar la humedad

Otro riesgo importante y que puede acelerar la aparición de úlceras, además de otros problemas de la piel es la incontinencia. Muchos pacientes que pasan muchas horas sentados en silla de ruedas o tumbados en la cama sufren de incontinencia urinaria. Además de ser un problema por la exposición de la piel a la humedad y a la orina, nos encontramos que el uso de pañales van a empeorar el posicionamiento y el confort del paciente sentado. En el caso de que el paciente sufra incontinencia urinaria o fecal, es necesario utilizar el dispositivo más adecuado para evitar la humedad (pañales absorbentes, sondas…), que debe cambiarse siempre que sea necesario. En estos casos la mejor recomendación es el uso de cremas protectoras o efecto barrera. Hoy en día existen varias marcas que ayudan en estos casos. A nosotros nos gustan, por su efecto, aquellas fórmulas con óxido de zinc. Además lo tendremos en cuenta a la hora de elegir el material del cojín preventivo, que debe ser lavable y antideslizante. Cada vez que se haga un cambio de dispositivo hay que llevar a cabo una buena higiene de la piel, limpiando e hidratando bien la zona de alrededor.
 

Nutrición adecuada y líquidos

Dairy Products  On White Background
Depositphotos_17862715_s-2015
sardines on white

La malnutrición y la deshidratación son factores que están relacionados con la incidencia y la severidad de las úlceras por presión. El grado de la úlcera está relacionado con la gravedad del déficit nutricional, especialmente con el bajo aporte proteico. Se debe controlar la ingesta de alimentos adecuando la dieta a los gustos individuales de la persona o su condición de salud y estimular la ingesta de líquidos. La dieta del paciente con riesgo de desarrollar úlceras deberá garantizar aporte mínimo de calorías y proteínas, así como vitaminas y minerales (como ácido fólico, vitamina B12, hierro y otros oligoelementos). Si no se cubren estas necesidades se debe recurrir a suplementos alimenticios para así evitar las carencias.

Como hemos dicho antes, ésto sólo son recomendaciones para evitar su aparición. Ante cualquier duda del producto que debemos usar lo mejor es preguntar a su farmacéutico y también informarnos de los productos antiescaras que existen en el mercado. Si la úlcera ya ha aparecido o tenemos dudas los mejor es consular con el médico.

También os puede interesar las entrada que tenemos en el blog de Cojines antiescaras.

Infórmate sobre nuestros sistema de alquiler con opción de compra (Contrato y Forma de Pago)
¿Cuál es tu Punto Cuidándonos más cercano?
Puedes ver qué Puntos Cuidándonos tienes más cerca de donde te encuentras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies