Search
Buscar

Toma de medicamentos: vía inhalatoria y vía rectal

08/03/2018

En esta tercera entrada de la toma de medicamentos queremos hablaros de la vía inhalatoria y la vía rectal.

Como ya hemos dicho anteriormente para que un fármaco sea eficaz, es necesario que éste llegue con una concentración idónea al tejido de destino.

Características y forma correcta de administración.

Vía inhalatoria

Los medicamentos administrados con inhaladores manuales se dispersan mediante un aerosol, nebulizador, vaporizador o pulverizador que penetra en las vías aéreas pulmonares. La red capilar alveolar absorbe el medicamento rápidamente. Un inhalador medidor de dosis (MDI) suele estar diseñado para producir efectos locales, como broncodilatación. Sin embargo, algunos medicamentos pueden generar efectos sistémicos graves. Los pacientes que reciben medicamentos por inhalación frecuentemente padecen enfermedades respiratorias crónicas como asma crónica, enfisema o bronquitis. Los medicamentos administrados por inhalación ofrecen a estos pacientes el control de la obstrucción de las vías aéreas, y puesto que estos clientes dependen del medicamento para controlar la enfermedad, deben aprender que son y como administrarlos con seguridad. 

Formas de presentación de medicamentos por vía inhalatoria: 

Nebulizadores: Son dispositivos que convierten una solución o suspensión farmacológica en partículas en forma de aerosol, creando una vapor. El vapor procede de un tubito que está acoplado a la boquilla de una mascarilla facial. 

Inhaladores: Son dispositivos que contienen en su interior el medicamento y mediante una técnica adecuada permite que el fármaco llegue directamente a la vía respiratoria. Hay dos tipos de inhaladores los inhaladores presurizados y los inhaladores de polvo seco. Es necesario una correcta administración para que el medicamento haga su trabajo de manera correcta.  

Vía rectal

 Consiste en la colocación del medicamento en el interior del recto.Se utiliza para ejercer acción local (anestésicos), o producir efectos sistémicos (antipiréticos, antinflamatorios), pero también es empleada para provocar por vía refleja la evacuación del colon (supositorios de glicerina).El proceso de absorción se realiza rápidamente por la gran vascularización que existe en esta zona y además, se evita el paso por el hígado de la sangre que lleva el fármaco desde la mucosa rectal (evitamos el llamado “efecto de primer paso”). 

 Se utilizan supositorios y enemas.

  • Supositorios: fórmula sólida, forma cónica u ovoide, que al fundirse en el recto libera los medicamentos que contiene.
  • Enemas:  fórmulas líquidas, de absorción colónica y elevada biodisponibilidad en velocidad.

 Precauciones especiales Si el supositorio está blando, hay que ponerlo unos minutos en la nevera para que se endurezca. Hay que evitar las deposiciones como mínimo veinte minutos, a no ser que se trate de un supositorio laxante, por ejemplo, de glicerina. En caso de que lo expulséis entero, os tendréis que poner otro. Si hay que partir un supositorio se hace en sentido longitudinal. 

 Utilidad:

  • Pacientes con vómitos, inconscientes o con dificultad para deglutir (especialmente útiles en niños). 
  • Medicamentos que irritan o son destruidos por la mucosa gástrica. 
  • Intolerancia por olor o sabor. 
  • Medicamentos de acción local.
  • Medicamentos con marcado metabolismo hepático.
¿Cuál es tu Punto Cuidándonos más cercano?
Puedes ver qué Puntos Cuidándonos tienes más cerca de donde te encuentras.
Infórmate sobre nuestros sistema de alquiler con opción de compra (Contrato y Forma de Pago)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies